El azafrán le da el toque perfecto a esta receta fácil, que se puede comer fría o caliente

azafran gourmetEl azafrán, también conocido como “oro rojo”, es el ingrediente estrella de grandes clásicos de la cocina nacional e internacional. Se utiliza también como colorante, cosmético natural, y medicamento. Y debido a su precio, se puede considerar un producto de lujo. Sin embargo, en nuestro país se utiliza de forma habitual para dar el toque perfecto a un montón de platos.

Por ejemplo, el que te proponemos hoy: pastel de calabacín al azafrán y queso. Una receta sencilla con la que quedarás como un gran cocinero ante tus invitados. ¡Este fin de semana ya tienes receta!

Ingredientes (para cuatro personas)

– 700 a 750 g de calabacín

– 2 huevos

– 100 g de leche

– 70 g de harina

– 20 g de aceite de oliva virgen extra

– 11 g de levadura

– Un buen pellizco de azafrán en hebras La Barraca

– Una pizca de nuez moscada

– Sal

– 50 g de queso parmesano

Paso a paso

  • Lo primero que tenemos que hacer es coger un mortero y machacar bien el azafrán. Utiliza un azafrán de calidad, porque es el ingrediente que le va a dar el sabor tan característico a la receta.

  • Una vez esté hecho, mezclamos con la leche y dejamos infusionar, mientras seguimos preparando el resto de la receta.
  • Lavamos los calabacines y los pelamos parcialmente. Cortamos en rodajas finas y reservamos para mezclar con los siguientes ingredientes.
  • Batimos los huevos en un bol hasta que se haga una mouse blanquecina. Añadimos el aceite y la leche infusionada con el azafrán. Añadimos la nuez moscada y batimos la mezcla de nuevo.
  • A continuación, vamos añadiendo la harina mezclada con la levadura poco a poco batiendo sin parar.
  • Añadimos sal al gusto y echamos los calabacines en el mismo bol, removiendo para que se impregnen todas las rodajas por igual.
  • Vertemos toda la mezcla en un molde para horno bien cubierto de aceite y echamos por encima el queso parmesano rallado.
  • Lo introducimos en el horno precalentado a 200º C, y lo horneamos durante 40 minutos.

Antes de cortar hay que dejar que se enfríe antes de cortar, para que tenga la consistencia adecuada. Lo mejor de este plato…que se puede comer frío o caliente, como tu prefieras. Por lo que es perfecto para los calores del verano. ¿Qué te parece nuestra propuesta de hoy? ¿Te atreves con este pastel?