Contiene multitud de vitaminas y aporta mucha energía

Amado por unos y repudiado por otros, el queso es sin duda un producto indispensable en la mesa de los españoles. Entre sus múltiples tipos encontramos el queso de oveja, cuyas características y propiedades vamos a analizar hoy (ya hicimos lo propio con el queso de cabra).

Para empezar, decir que la leche de oveja es más rica en grasa y proteína que la leche de vaca. Tiene menos agua, lo que le da más sabor y densidad a sus quesos. Asimismo, otras características propias de este tipo de queso son su intensidad, cremosidad, aroma y su gusto ligeramente salado, ácido y mantecoso.

Por otro lado, además tiene una serie de beneficios para nuestro organismo entre los que se encuentran:

  • Es un alimento muy rico en proteínas, que nos aporta mucha energía. Del mismo modo, nos ayuda a mantener nuestros músculos fuertes.
  • Posee hierro, calcio, fósforo y zinc. Por todo ello, ayuda a prevenir multitud de enfermedades, como la anemia, la osteoporosis, o la falta de calcio. Estas vitaminas ayudan también a fortalecer el cabello, la piel y los dientes.
  • Otras vitaminas que posee son las del grupo B, A, D y E.
  • Se digiere mejor que el queso elaborado con leche de vaca, debido a que contiene menos lactosa.
  • Se incluye dentro de la dieta mediterránea como uno de los alimentos más recomendados.

La única pega que le vamos a poner es que las personas que tienen colesterol, sobrepeso e hipertensión deben moderar su consumo. Sin embargo, en las cantidades justas puede ser un alimento muy recomendable porque ayuda al sistema inmunológico y previene enfermedades cardiovasculares y el sistema nervioso.

Si quieres sacarle todo el partido posible, te aconsejamos sacarlo de la nevera media hora antes de consumirlo. ¿Quieres ver nuestra selección de quesos de oveja? Pincha aquí y elige los que más te gusten.